Ir al contenido principal

Entradas

"Sharp Objects", una grata sorpresa

Llevo mucho tiempo casi sin leer, curioso para alguien que ha crecido entre libros; pero los ritmos de vida me han llevado a ser incapaz de sacar las mismas horas que sacaba antaño para terminarme los libros y, también, me ha vuelto tiquismiquis y ya no me vale todo. Ahora, si algo me aburre, lo dejo y paso a otra.

Pero, sin embargo, eso no me pasa con las series. En ella he encontrado un refugio a ese tiempo de asueto mental que todos necesitamos y me ha permitido toparme con grandes series en ese inmenso mundo de las plataformas. Seguramente, debería hablar de Chernobyl (maravillosa en todos sus sentidos), pero si una me ha marcado estas semanas ha sido Heridas abiertas (Sharp Objects). Una historia aparentemente simple que se va transformando y te mantiene alerta hasta el último segundo (literalmente).

Además, y esto se agradece, es una miniserie autoconclusiva, de capítulos cortos y cargados de intensidad. Con historias duras que se cruzan con el regreso a casa de una joven perio…
Entradas recientes

Telarañas

A veces nos enredeamos en nosotros mismos, creando telarañas de las que somos incapaces de escapar. Hilos invisibles que se enredan en nuestras almas y aprietan tan fuerte el corazón que su roce parece gritarte ¡muere!
Esos mismos hilos se lían con los hilos de otros, creando nudos e intersecciones de caminos que te alejan de tu propio camino. O que te apartan del otro para, de pronto, atraerte al otro.
Y es que, para nuestra desgracia, no somos los únicos con dominio sobre nuestra existencia. No lo vemos, pero entre las sombras siempre hay hilos que, como si fueramos marionetas, nos mueven. Pero esos hilos no se anudan a los dedos de ningún tiritero; son movidos al de los corazones de quienes nos rodean.

De inspiraciones

El otro día encontré, por casualidad, una imagen totalmente pixelada. En ella se veía una mujer robusta, de rostro y mirada dura, en el centro de una sala. Tras ella, un niño la miradaba entre asustado y atemorizado. Pero si algo captó mi atención fue otra figura, velada y escondida, que pendía de una soga tras una ventana enrejada. ¿Quién era aquella mujer y qué había pasado con ese niño? Ya saben, la curiosidad que llama. Así que compartí la imagen por mis redes sociales, en las que cuento con suficientes frikis de la Historia como para conseguir respuesta.

Dicho y hecho.

La mujer de marras es Sofía Alekséyevna, regente de Rusia entre 1682 a 1689. Una mujer de armas tomar y que me ha llevado a comenzar un nuevo relato. Y es que, en ocasiones, la inspiración llega de dónde menos se espera. Unido, eso sí, a que vuelvo a escribir (por gusto) después de muchos años.

Petrarquismo

Y cuando cae la noche, el valor se convierte en pavor; y los sueños en un ave de alas blancas. Alejándose. Cargando con tu alma y tu alegría. Portando tus anhelos  y tu valor.

Y, entonces, el pavor se convierte en terror y la muerte deja de ser el final.

Llenar el mundo de risas

Estamos en días de enfrentamiento. Es triste ver como las calles, las redes y el mundo en general, se llena de etiquetas negativas que buscan atacar al otro. Ese otro que piensa diferente, que busca algo distinto o que quiere a quien creemos que no debería. Y eso hace que nuestro mundo se emponzoñe y que la basura creada llene corazones hasta ennegrecerlos del todo.

Y yo no termino de entenderlo. No comprendo como dejamos que el odio se acumule en nuestras almas hasta hacernos caer en el mal. Durante años, he tratado de combatir a las malas palabras con la sonrisa y la risa. Ahora, más que nunca, hay que extender esa idea. La idea de que siempre es mejor una risa que un grito; un abrazo que un puñetazo; un alago que un insulto.

Debemos llenar el mundo de buenas personas que tratan de ser mejores personas. Debemos recordar hasta que punto de maldad es capaz de llegar el hombre, para evitar caer en los horrores pasados. Dice la Biblia "Bienaventurados los limpios de corazón, porque…

De libertad y elecciones

Estamos en una época extraña, en la que la sociedad de polariza escudándose en en izquierdas y derechas. Así, vivimos un tiempo en el que las redes sociales se llenan de improperios e insultos al que no piensa igual que uno. Pero, ¿realmente hay alguien que piense exactamente igual que su vecino? Yo lo tengo claro: cada cual es cómo es y nada puede hacerlo cambiar. Y nada debe hacerlo cambiar, habría que decir.

Tratar de imponer nuestras ideas propias a terceros (o segundos, tanto da) es caer en la intolerancia más profunda. La que afecta al ser mismo de la persona. La que coarta lo único que realmente nos hace libres: la capacidad de pensar y tener nuestras idas. Porque las opciones a elegir nos las pueden coartar. Nos pueden impedir coger un camino u otro. Comprar tal o cual cosa también es sencillo de prohibir. Pero entrar en nuestras mentes e impedirnos pensar es imposible.

Sin embargo, en estos días, vemos cómo se trata de anular ciertas ideas e ideologías con el uso de la viole…

De la Sororidad

En estos días, se leen muchas barbaridades entorno a una nueva palabra aceptada por la RAE: Sororidad. Reconozco que desconocía qué era la sororidad hasta su aparición y tras escuchar definición me pareció, cuando menos, curiosa. Pero, desde luego, una de las mejores inclusiones que ha tenido nuestro vocabulario. Sin embargo, es una palabra que parece no agradar a todos y son muchos los que se arrancan acusando a la RAE de caer en la presión del feminazismo. Y eso lleva a leer afirmaciones tan absurdas como la que sigue:

En ella se mezclan churras con merinas y Cataluña con igualdad. Lo peor, es que muchos creen que se trata de un término de nuevo cuño y no están de acuerdo con que se emplee sororidad para hablar de la fraternidad entre mujeres. "Para eso, ya existe hermandad", dicen doctos e indignados. Sin darse cuenta de dos cosas: que la palabra no es nueva (luego hablo de eso); y que la sororidad es un gran paso para conseguir que las mujeres (hija, madre, hermana, esp…