Ir al contenido principal

Entradas

De libertad y elecciones

Estamos en una época extraña, en la que la sociedad de polariza escudándose en en izquierdas y derechas. Así, vivimos un tiempo en el que las redes sociales se llenan de improperios e insultos al que no piensa igual que uno. Pero, ¿realmente hay alguien que piense exactamente igual que su vecino? Yo lo tengo claro: cada cual es cómo es y nada puede hacerlo cambiar. Y nada debe hacerlo cambiar, habría que decir.

Tratar de imponer nuestras ideas propias a terceros (o segundos, tanto da) es caer en la intolerancia más profunda. La que afecta al ser mismo de la persona. La que coarta lo único que realmente nos hace libres: la capacidad de pensar y tener nuestras idas. Porque las opciones a elegir nos las pueden coartar. Nos pueden impedir coger un camino u otro. Comprar tal o cual cosa también es sencillo de prohibir. Pero entrar en nuestras mentes e impedirnos pensar es imposible.

Sin embargo, en estos días, vemos cómo se trata de anular ciertas ideas e ideologías con el uso de la viole…
Entradas recientes

De la Sororidad

En estos días, se leen muchas barbaridades entorno a una nueva palabra aceptada por la RAE: Sororidad. Reconozco que desconocía qué era la sororidad hasta su aparición y tras escuchar definición me pareció, cuando menos, curiosa. Pero, desde luego, una de las mejores inclusiones que ha tenido nuestro vocabulario. Sin embargo, es una palabra que parece no agradar a todos y son muchos los que se arrancan acusando a la RAE de caer en la presión del feminazismo. Y eso lleva a leer afirmaciones tan absurdas como la que sigue:

En ella se mezclan churras con merinas y Cataluña con igualdad. Lo peor, es que muchos creen que se trata de un término de nuevo cuño y no están de acuerdo con que se emplee sororidad para hablar de la fraternidad entre mujeres. "Para eso, ya existe hermandad", dicen doctos e indignados. Sin darse cuenta de dos cosas: que la palabra no es nueva (luego hablo de eso); y que la sororidad es un gran paso para conseguir que las mujeres (hija, madre, hermana, esp…

Saltar

A veces hay que mirar atrás. Ver todo lo bueno que te ha dado la vida durante años. Respirar hondo y saltar. Saltar hacia delante, buscando un camino que debe abrirse bajo tus pies. Que debes recorrer recordando que cada hecho pasado ha pasado por un motivo. Y que cada uno de esos motivos te han hecho ser cómo eres y te han dado fuerza para caminar seguro sobre este mundo.

Un mundo que no siempre es un camino de rosas. Que en ocasiones se llena de espinos (al fin y al cabo, las rosas tienen espinas para recordarnos que hasta lo más hermoso tiene un precio), pero que se abre con esfuerzo, con apoyo de los que tienes al rededor y con ilusiones.

Y en eso ando ahora, buscando nuevas ilusiones que acompañen a las viejas. Que sustituyan a las que se diluyeron con el tiempo. A los que se han borrado definitivamente hasta convertirse en un borrón en la agenda del año terminado.

Sí. A veces, hay que mirar atrás. Recordar todo lo bueno que la vida te ha dado. Dar gracias por ello, y saltar hacia …

Nuevo trabajo, nueva vida, nuevas ilusiones

Durante años he trabajado para otros, primero en bibliotecas y después realizando proyectos para la Universidad de Massachusetts. Pero el año pasado decidí tomar una decisión importante y dar un giro vida profesional. Con el apoyo de mi mujer y mi hermano me lancé a emprender un proyecto que me ilusiona enormemente: Sur Tour.

Si llevo años contando historias en programas de televisión, a través de este blog o con los amigos. Ahora lo hago de forma profesional mostrando toda la provincia de Cádiz a quienes lo visitan. A veces en grupos pequeños, otras (las menos) en grupos más numerosos. Pero sin importar cómo sea cada salida, lo que sí hago es disfrutar de una manera única.

En cada ruta descubro algo nuevo y cada día es nuevo. Hablar con las personas, conocerlas y hacerles descubrir cosas nuevas. Eso sí, tengo un pequeño problema: pocas veces nuestras rutas terminan a la hora establecida y solemos alargar algo nuestra estancia en las zonas. Como dicen por ahí: ¡no sé cortar!

De la turismofobia

En los últimos años ha surgido una corriente de turismofobia que, desde Barcelona, se ha ido instalado en casi todas las ciudades españolas. En el caso de Cádiz, aún no hemos sufrido grandes problemas y tampoco es un debate que esté a pie de calle. Demasiados problemas tenemos ya en esta ciudad como para preocuparnos de ello. Al menos, para que sea prioritario.

Pero lo cierto es que es recurrente la pregunta para los que nos dedicamos a esto del turismo. Y por eso hoy me he decidido a dar mi opinión. Obviamente, sesgada, desde el momento en el que mi modo de vida se basa en la llegada de turistas, pero que trataré de razonar.

En primer lugar, tengo claro que debemos tener una buena legislación municipal que regule el sector. No todo vale. Ni en el mundo de los guías, ni hoteles y apartamentos ni en hostelería. Por eso, es importante regular, para evitar que Cádiz se convierta en un Venecia vetado para los locales, sin más acceso que el turístico y sin vida en su interior. Todavía esta…

La falacia andalusí

Sí, lo sé. Hoy es el Día de Andalucía y lo políticamente correcto es felicitar a los andaluces. Pero no me  sale. Y no me sale porque comienzo a estar muy harto del encorsetamiento y encasillamiento en el que vivimos. Parece que todo tiene que tener una etiqueta que haga fácil distinguirnos a los unos de los otros: andaluces, vascos, gallegos, extemeños; heteros, cis, homo; blanco, negro, chino.... etiquetas que solo marcan las diferencias y nos alejen de la igualdad. 
Con el caso del andalucismo exaltado de hoy (ojito, eso sí, que si sales con una bandera española eres un facha retrogrado y nacionalista) se cae exactamente en eso. Se confunde una unidad administrativa pensada para mejorar la vida de la zona con una nacionalidad a ultranza. Y sientan los pilares de un nacionalismo rancio en la falacia andaluí.
Pero ¿qué es Al-Andalus? Seguramente muchos dirán que ese territorio en el que la población musulmana gobernó entre el 711 y 1492 pero ¿es verdad? Entonces, Al-Andalus debería …
Durante 10 años he colaborado con muchos programas de televisión y radio de Onda Cádiz TV. Desde mis comienzos radiofónicos en Gente de Cádiz con Manoli Lemos hasta las tertulias televisivas de actualidad de esta última época con Miguel Velasco.

Pero si a un programa le tengo cariño, porque me ha permitido contar historias de forma amena, ese ha sido El Farol, en el que continuo gracias a Manolo y Salvador que siempre cuentan conmigo. Ahora, de la mano de Sur Tour, vamos a ir recopilando algunas de esas historias y ampliando la realidad que hay tras ella. Aunque en eso será en el blog de la web de Sur Tour y aquí solo traeré los vídeos.

El de hoy, hace referencia al Palomar de la Breña